descripción

Todo es extraño, hasta mi imagen reflejada en mis silencios

martes, julio 15, 2008

A Mutis, Maestro.



Homenajear a alguien tan hermoso es difícil, no pretendo hacerlo.

Sólo quiero recordarlo con una sonrisa. Pues no hay otra forma. No existe.
Momentos inolvidables, abrazos acogedores, sonrisas dispuestas... Tanto que decir y no hay palabra que exprese el sentimiento. No me resigno, no quiero, no lo deseo. No quiero dejarlo ir tal como no quería irme aquel día, en el cementerio. No, no quería. Dejarlo ahí significaba aceptar que se había ido, que nunca más me estrecharía en un abrazo, que no lo vería más sonreír...Nunca había sentido así, tan intensamente, la desesperación, el abandono, el dolor. No podía nada más que llorar. Sí, y qué. La impotencia en mí es llanto. Y la risa, que irónico, reír a sus pies, lleno de flores que no le gustaban en vida y que le enviaron seres que no lo querían, que no lo adoraban, que no lo amaban como tantos de los que estábamos ahí. Sólo agradezco el abrazo que jamás me abandonó. Imposible no reír al recordarlo, porque él era alegría. Sus gatos, cómo olvidarlos. Qué será de ellos. Seguro él estaría preocupado de ellos ahora. De ese Venua caprichoso.
Lo imagino, lo escucho aún, si quiero.
Pareciera que Valdivia está de duelo, la lluvia no deja de caer, el sol no piensa aparecer, y nosotros... nosotros, yo...estoy como en un mundo aparte, es un mundo vacío, no sé nada, ya no. Es triste, es triste el aire, la lluvia, las caras, los gestos, las miradas, los árboles, la gente. Todo pareciera llorarlo. Yo pareciera llorarlo. No. Realmente lo lloro. Siempre.

Y quisiera "estrecharte de abrazos" Padre, Maestro, Amigo.

Te lloro. Te río. Te quiero. Te dejo. Te extraño.

Buen viaje.


...Lost in thought and lost in time
While the seeds of life and the seeds of change were planted
Outside the rain fell dark and slow....

3 comentarios:

Elizabeth dijo...

creo realmente que es muy cierto lo que dices Valdivia su Valdivia adorado lo llora aún con la fuerza y la furia que hace mucho no lo hacia.
Será extraño ya no verle por los pasillos con su café y su suave sonrisa.
Mas mientras permanesca en la memoria de nuestros corazones siempre estará aquí.

Elizabeth dijo...

a se me olvidaba...
no sentiste en un minuto que aquellos que llevaron las flores que mencionas. pensaban que nosotros no teniamos por qué estar ahí, pues yo así lo sentí en su minuto. sólo quería compartirlo con tigo.

La otra parte de mí dijo...

te acompaño en tu tristeza.beso enorme.