descripción

Todo es extraño, hasta mi imagen reflejada en mis silencios

jueves, marzo 25, 2010

TuYyO



Desde el principio la complejidad era y estaba con una mujer.


Flores pelo galletas bañera chocolate gimnasio cremas café té pan dieta pasta de dientes libros herramientas peluquería colores olores horarios anillos zapatos corbatas tacos velas música vino cama botas helado perfumes zapatillas tapa de baño delantal desodorantes paños de cocina hamburguesas vestido (vestido blanco) TV fotocopias overol pruebas niños (?!) pastillas celulares maquillaje desmaquillante guitarra ropa camisas plancha cepillos de dientes aros bicicleta toallitas Pc's fotos carteras completos alisador tallarines clóset's lechuga cocina pantalones cócteles Torta llaves luna de miel baile trabajo secador de pelo fútbol tesis lluvia frío calientacamas peluches autos sostenes maletas bóxer cepillos afeitadora depiladora esmalte ducha jugos dulces cuerpos . . .



Espero sobrevivamos al experimento

martes, marzo 23, 2010

O






Círculo.
Trazos del mismo color
retazos intercalados, superpuestos
diferentes sí,
aculturaciones de sociedades individuales
fragmentándose
colisionando, acomodándose las ganas bajo la sombra

Tú eres Yo
y Yo soy Tú
En el principio una mujer
en el final un hombre,
eterno círculo de persecución


Juego a las escondidas
hay una bengala en mi dedo
para que sepas dónde encontrarme



martes, marzo 02, 2010

Hay golpes en la vida, tan fuertes... ¡Yo no sé!



Hay golpes en la vida, tan fuertes... ¡Yo no sé!

Golpes como del odio de Dios; como si ante ellos,
la resaca de todo lo sufrido
se empozara en el alma... ¡Yo no sé!

Son pocos; pero son... Abren zanjas oscuras
en el rostro más fiero y en el lomo más fuerte.
Serán tal vez los potros de bárbaros Atilas;
o los heraldos negros que nos manda la Muerte.

Son las caídas hondas de los Cristos del alma
de alguna fe adorable que el Destino blasfema.
Esos golpes sangrientos son las crepitaciones

de algún pan que en la puerta del horno se nos quema.

Y el hombre... Pobre... ¡pobre! Vuelve los ojos, como
cuando por sobre el hombro nos llama una palmada;
vuelve los ojos locos, y todo lo vivido
se empoza, como charco de culpa, en la mirada.

Hay golpes en la vida, tan fuertes... ¡Yo no sé!

(Los Heraldos Negros- César Vallejo)




(Fotografías del Terremoto en Chile 27/02/2010)